sábado, 12 de junio de 2010

Todo vuelve

Hasta lo que no imaginás vuelve.

Hace un año, o tal vez un poco más, me quejaba frente al shubio con el que salía porque sentía que estaba muy aislada de mi casa, le decía que quería reincorporarme a mi familia, y le pedía que me ayude a estar más en mi casa y no tanto en la suya.

Hace tres días, o tal vez un poco más, me quejé frente al morocho con el que salgo porque siento que estoy demasiado tiempo en mi casa, le dije que necesito aislarme un poco de mi familia, (¡me están ahogando, necesito respirar aire no sanguíneo con urgencia!) y le pedí que me ayude a estar menos en mi casa y más en la suya.

¿Te das cuenta cómo es la vida? Se las cobra todas, le pedís la mano y te da el codo. Qué lo parió.

3 comentarios:

Despe dijo...

Uy... eso me hizo acordar cuando tenía cierto novio y le siempre que estaba con él soñaba que me ahogaba, que me asfixiaban debajo una frazada. Suena ridículo, pero era horrible. Lo más loco era que no vivíamos en la misma ciudad sino a 400 km. ¿Cómo me volverá a mí eso? jajaja porque eso es verdad, todo vuelve!

Cielo Violeta. dijo...

Uhhh, el próximo va a ser tu vecino. El mismo que por las noches te va a taladrar con la batería, sabelo.
Pero te va a traer bellos sueños!!

Despe dijo...

jajaja esperemos que el bello sea él! jajajaja qué sola estoy por dios, patético, pa-té´ti-co!