miércoles, 3 de marzo de 2010

Reir conmigo o de migo, esa es la cuestión.

Estoy haciendo el ingreso a la Escuela Metropolitana de Arte Dramático.

Hay 6 exámenes eliminatorios. Es decir, si te va mal en uno, no pasás al siguiente.
Ayer rendí el segundo. Por distintas causas, tuvimos que esperar más de 45 minutos sin hacer nada, sólo nos quedó interactuar entre los rendidores y reir entre todos.
Hoy, rendí la tercer parte. Aprobé sin ningún tipo de dificultad. Tuvimos que esperar un total de 3 horas. En la última hora, les juro que mis 16 compañeros, entre charlar multitudinarias, cuando escuchaban mi voz se callaban, me miraban expectantes, con los ojos clavados en mí, iluminados, sabiendo que, así sería nomás: yo hablaría y ellos, indefectiblemente, se iban a reir con cada uno de mis comentarios, con cada una de mis palabras.

El ego allá arriba. Mal. Imaginate.

8 comentarios:

Florci dijo...

Son del tamaño justo. Pero son sabrosisimas. Si es verdad, las pequeñas cosas alegran la vida. Hay excepciones igual.

Julián dijo...

Te fijaste que no tuvieras nada en la frente?

O quizás usaste mucho escote?

O quizás realmente sos graciosa (?)

De paso, de que son los exámenes?

La Criatura dijo...

cielito payasa

a mí me pasa lo mismo, se me cagan de risa, pero por mi cara de pelotudo

carlos dijo...

cielo lo mejor para vos en este proyecto besos

Suicide Blonde dijo...

Nada mejor que el ego bien arriba!

Mucha suerte!

Mr. X dijo...

Quedate allá arriba, no bajes... Exitos1

carlos dijo...

cielo que tengas un muy feliz dia de la mujer

Cielo Violeta. dijo...

Sisisi, mientras uno no caiga en ser insoportable o egoísta, hay que andar con el ego alto!

Gracias Carlos! :)