domingo, 31 de enero de 2010

¡Soy un perro, soy un perro!

Allá, por el año 2000 yo vacacionaba en Florianópolis, SC, Brasil. Teníamos entre nuestros vecinos de la cuadra a precioso, que cada vez que pasábamos por la reja de su casa, se acercaba e imitaba el ladrido de un perro, y al hablarle sólo continuaba con sus ladridos. Logramos sacarle su nombre, Pedro, y su edad, 4 años. Nos preguntábamos cómo sería la educación de ese nene y si compartiría con alguien más que con los canes sus días.
¡Tenía 4 años y al ver a otro ser humano imitaba un ladrido!
La anécdota no pasó a mayores.

Hoy, por el año 2010, me encuentro en Buzios, Brasil. Ayer estaba en la playa y veo acercarse a mí un nene de unos 12 años caminando en cuatro patas, cual mix entre perro y hiena. Me mira con cara de pobre perrito viejo muerto de hambre, y continúa su caminata. Huele un fruto caído de un árbol. Se rasca las orejas tal como lo hace el mejor amigo del hombre, y vuelve a hacerlo al rato. Se tira encima de una piedra como si fuese a cazarla. Yo no puedo con mi curiosidad, quiero saber qué pasa si le hablo. Le pregunto el nombre, me responde Ricardo y sigue con su andar. Se desliza por el suelo, apoya su cara sobre su brazo, cierra los ojos. Un ratito después vuelve a levantarse, camina hacia mí -él sabía muy bien que yo lo miraba y me seguía con su mirada-, se sienta como el animalito que todos conocemos, y empieza a jadear con la lengua hacia afuera.
Al rato la madre lo obliga a meterse en 2 patas al agua, y él se queja, mientras su progenitoria lo tira contra su voluntad.


Lula, ¿qué tal si te fijás cómo anda la educación en Brasil?

jueves, 14 de enero de 2010

Las 17 'C'

Comer
Coger
Cantar
Crear
Copular
Compartir
Contradecir
Celebrar
Cocinar
Cagar
Comunicar
Consumir
Cenar
Contar
Conseguir
Coordinar
Cooperar
Coexistir (?)

¿Quién dijo que los placeres de la vida estaban reducidos a las tres 'C'? Error, grave error. Los placeres de la vida se encuentra en la letra 'C' sin dudas, pero son diecisiete. ¡Uy, mi apellido empieza con 'C'! ¡Soy un placer de la vida!

Catamarca y Carpa... me esperan!
Salgo hacia esos pagos hoy a las 18.50hs con mi amiga de las que no se eligen, que vienen en el combo de la vida. ¿Nos desean buen viaje?

Vuelvo el 25 de enero, ponele.
¿Ustedes se van? ¿a dónde?

¡Adiós!

sábado, 9 de enero de 2010

Llueve sobre mojado

Es viernes, estuviste todo el día -o toda la semana- aguantando las ganas de decirle a tu ex novio que querés verlo. Se hace de noche, no podés resistirte y se lo decís. Él no duda un segundo, te dice que vayas a su casa.
Te das la ducha más veloz de tu vida, te ponés un vestido nuevo con un escote pronunciadísimo, el calzado que a él le gusta. Casi una hora después ya estás en su puerta.
La noche se convierte no sólo en cerveza y pizza, sino que se convierte en muchos besos, mimos, te quieros y un deseo enorme de sentir el cuerpo y alma del otro. Le decís que lo amás, él te dice que él te ama. Y duermen sonrientes, abrazados, abrazadísimos. Son las 4 am, abrís un ojo y le das un beso. Seguís durmiendo feliz. Calor, mosquitos, pero estás con él, nada importa. Sabés que no es para siempre y que es sólo esa noche, pero se están amando como hacía tanto que no sucedía.
Te despertás temprano porque querés aprovechar al máximo el tiempo para seguir mirando sus ojos, sintiendo su piel, su cuerpo. Él te dice que nunca amó a nadie como a vos. Todo es perfecto, los sentimientos reaparecieron con sólo verse. Te decís ah, cierto, esto es el amor. Y entendés que cuando se da, se da y que nadie nunca estuvo cerca de moverte algo como lo hace él. De pronto:
Él: ¿Cómo sigue tu día?
Vos: Tengo un casting a las cuatro.
Él: Qué mundo bizarro... yo a las cuatro tengo una primer cita.


Ese mundo de perfecto sueño, que no tiene futuro pero por un instante te hace fantasear con un mañana, ese juego de reconciliación se derrumba.
No sentís que él sea una porquería, no, para nada, sino que sentís que la raza humana es tan porquería que a pesar de amar hiere. Todos son una porquería, incluída vos, por supuesto.


Y son las 8pm y tu corazón sigue latiendo muy fuerte, quejándose,
algo le deben haber hecho.

martes, 5 de enero de 2010

Frases festivas clásicas

A partir del 8 de diciembre:
Madre: ¿Nadie va a armar el árbol?

El 23 de diciembre:
Madre: No armaron el árbol, qué mal che. Haganlo ustedes, yo no lo voy a hacer.

El 24 de diciembre:
Madre: Peeero... nunca armaron el árbol. Bueno, lo voy a tener que hacer yo parece.

A partir del 25 de diciembre al 6 de enero, por las noches:
Madre: Peeero... no prendieron el árbol...

El 9 de enero:
Madre: ¿Nadie va a desarmar el árbol? ¿Nos vamos a ir de vacaciones y va a seguir armado?

El 13 de enero:
Madre: Nos estamos yendo y nadie desarmó nada... qué desastre. Mirtha*, ¿me ayudás?

Horas después:
Madre: Nunca más armo nada, nunca más.

Mirando los fuegos artificiales:
Padre: Éstos de Belgrano R... los fuegos que tiran, todos los años lo mismo, che. La de guita que gastan, ¿viste? ¿viste?


*Mirtha: Mujer que limpia en mi casa hace más de diez años.


¡QUÉ HORROR!
¡Feliz año para todos!

domingo, 3 de enero de 2010

Asociación de palabras

Estoy diferente
duele
nada queda en mis labios, soy el último sonido.

Llamame despacio
es triste
oir
no
nunca
olvido.

Pensando blanco
hay nosotros
donde gusto.

Cuanto
perdón
o
frío.

Seguir buscando quien.

Lo móvil.

Comer cuando enojado, idiota.

Lunes siete, hacer café rojo, pero mucho.

Estas frases surgieron de imanes que son palabras sueltas, sustantivos, artículos, preposiciones, y todo lo necesario para armar frases, que están pegados en la heladera de Pau. Miré las palabras que quedaban sueltas y sin querer me salió eso.
Una masa la asociación libre cómo te deschava. Analizandolo lentamente le encuentro sentidos que ay, mamita!
Me llama la atención lo del café rojo, será ¿sangre? ¿a quién haré sangrar el próximo lunes 7? (el calendario dice que es 7 de junio el próximo lunes 7. Me lo anoto en la agenda para después poder contarles, dale?).