jueves, 24 de diciembre de 2009

Hasta que el sexo nos separe

Físicamente el sexo logra por unos minutos, unos días, unos meses unir a las personas. El sexo une gente que se quiere, que se ama, que se calienta, gente que mucho no se soporta, hasta gente que se detesta.
Así como el sexo nos da algo -placer-, nos hace perder otro algo. Me pasó de conocer a alguien, tener encuentros sexuales o historias amorosas, y luego lamentarme porque no podía lograr tener una amistad con él debido a que el vínculo era sexual y eso lo había emputecido. Mientras tanto, envidiaba a quienes nos rodeaban por poder tener con esa persona un vínculo más ameno, sin tanta histeria ni pavada sexual.
Recuerdo estar hablando con un ex-chongo con el que nunca logré tener una relación sana donde él me decía que nosotros podríamos ser grandes amigos, pero que a su vez era imposible. Y sí, el sexo arruinó una posible amistad. O no, tal vez ni siquiera hubiéramos interactuado sin el deseo físico que nos unió.
Otro caso que me lleva a preguntarme qué hubiera pasado sí..., fue una persona con quién tenía muchísima química como amigos, pero un día ebrios nos dimos un beso. A partir de ese momento no lo ví más. Perdí un potencial amigo por un tonto beso. O no. Quizá en ese caso era una atracción intelectual que encubría la sexual, y una vez que se llevó acabo el encuentro íntimo, la atracción intelectual se desvaneció. Porque ¿cuántas veces ha pasado que, con alguien con quien uno habla mucho, después de coger no encuentra qué decirle?

El sexo termina quitándote algo, hay un interés que desaparece. Una vez que pasó el encuentro sexual, algo se pierde, decanta, se esfuma. Una magia, una energía que atraía a dos cuerpos muere.
A veces pienso en que me hubiera gustado que algún compañero de cama sea un amigo, pero no se dio. Tal vez sea porque la amistad perdura en el tiempo, el amor/sexo no. Tal vez sea porque simplemente no fluyó generar un vínculo no sexual, tal vez sea que nos encasillamos como amantes, y no pudimos corrernos de ese lugar. Tal vez sea que estabamos destinados a tener relaciones sexuales y nada más.
Pero no puedo dejar de pensar en que el sexo nos une tanto que nos termina separando.

13 comentarios:

Mr. X dijo...

Quizá nunca se dio porque siempre empezaste la 'relacion de amistad' desde la atracción o el ángulo sexual. Y el pescado que se fue despues de que ocurrió demuestra verdaderamente cuales eran sus intereses...

La Criatura dijo...

Ya sé, no se le paró.

Lila dijo...

que complicada que es la especie humana... estas cosas a los animales no le pasan ni ahi...
pero por otro lado, mejor

Diego dijo...

Creo que hace falta cierto grado de madurez para caer en la cuenta de que hay cosas que están por sobre el deseo. No estoy diciendo que el sexo no sea algo central y de alguna manera juegue su parte en toda relación humana (aparte de ser uno de los mayores placeres habidos y por haber), pero a veces hay que saber darle otro significado.
La idea, igual, para mí es encontrar a alguien con quien pueda ser amigo, pareja, amante, todo junto, no "solamente compañeros sexuales" ni "solamente amigos", hay barreras que pueden dejar de existir.
Y se puede aplicar acá la misma apología que para las armas: El sexo no separa la gente, la gente separa a la gente ;-)
Saludos y ¡feliz Navidad!

Suicide Blonde dijo...

Es tan loco que algo que te une con una persona, de una manera tan intima, despues te termine separando.
Igualmente creo que depende mucho de las personas tambien...
Lo bueno es encontrar ese alguien especial, amigo y amante. Pero tambien, es lo mas complicado...

Cielo Violeta. dijo...

Mr. X, claro, claro, igual el fish ese se borró porque no se bancó el beso borracho, tener que afrontar eso le daba miedito. Otro día te cuento mejor, pero fui yo la que le comió la boca, jaaaa.

Criatu, ese es un buen motivo para desechar a un chongo. Sin buen sexo, chicoparasexo deja de ser útil.

Lila, sí, si fueramos conejitos sería todo tan fácil...

Dieguito, todas tus palabras están acertadísimas.
No hay que dejar que el impulso sexual emputezca vínculos tampoco, nono. Pero poder compartir mucho con alguien además de la cama es complicado sin que alguno de los dos se enganche. Sin embargo, no me gusta el sexo casual.

Suicide, tu lo has dicho... eso es lo más complicado

CALEIDOSCOPECA dijo...

Amor mío, te entiendo profundamente y te agarro la mano fuerte, y caminamos eternamente comiendo helado y hablando de cuánto y cómo nos hacen sufrir los machos, de lo tontas que somos, de lo especiales que nos sentimos y de lo poco que nos valoramos, de lo triste que es ser humanos a veces y sentir tantas cosas...
Pero es divertido también, ¿No? Cuando estés triste te agarro fuerte de la mano y te abrazo muy fuerte también.
Te quiero muchísimo.

Una loca suelta dijo...

El sexo es un arma de doble filo

Cielo Violeta. dijo...

Caleidos,, qué lindas palabras!!!! bueno, ojo que te voy a apretar mucho esa mano! :)

Loca suelta, con tu frase resumís todo todito.

Diego dijo...

Justo estoy escribiendo un post sobre el llamado "sexo casual". En resumen dice que cada uno de esos encuentros lo único que deja es haberle quitado un poco de magia a ese gran misterio del amor, alejándonos de la unión perfecta que necesariamente tiene que estar llena de magia. Van quedando menos cosas por descubrir de las cosas que mejor se descubren con amor, y qe quedan en la memoria compartida... En fin, en unos días quizás suba el post.

Cielo Violeta. dijo...

Diego, cuando ese amor general se convierte en particular, que es una persona, en medio de un sexo 'casual' con ella también perdemos una gran parte de esa magia. Lo que quiero decir es que cuando dos personas se conocen, se atraen y tienen relaciones, le están quitando a esa primera vez un gusto especial que podría intensificarse con el cariño que da el tiempo. O sea, por tener sexo en seguida, estamos perdiendo la magia del valor que puede tenerlo.
De todas formas, no por eso dejaría de hacerlo!
Peroooo... mientras más retrasemos el momento, más lo gozaremos. (Siempre y cuando no nos excedamos en el retraso y se vaya el interés, obvio!)

Vale aclarar que son todas palabras, que me estoy yendo por las ramas y que en los hechos a mí el deseo me puede.

Diego dijo...

Tendrías que hacer la prueba, la próxima vez que conozcas a alguien que te gusta, de esperar como mínimo hasta la cuarta cita, o hasta que se conozcan bien. Vale la pena.
Aparte, te asegurás de quien esté con vos sea por vos, y no porque se le va a pasar la calentura en un par de meses y adiós...

Cielo Violeta. dijo...

Sí, en ese sentido hice la prueba, sí, y estuvo bueno! pero yo hablo de algo más utópico (se me hace utópico, sí, ni siquiera tengo la voluntad para hacerlo), de conocer mucho más a la persona.