lunes, 28 de septiembre de 2009

Unas cuantas pizquitas...

Tener sueño un lunes a las 23hs, tentarme de risa y que no se entienda lo que digo como si estuviese muy ebria, que un amigo esté enojado porque lo dejé colgado, encontrarme a un vecino en la parada del colectivo a la noche y charlar, aceptar ir a comprar ravioles bajo la lluvia el domingo a las 13hs por haber llegado a cualquier hora después de haber salido el sábado, comer sin hambre facturas por el simple hecho de que llueva, que en la calle un chico me diga 'estás contenta, eh', cantar en una escalera y que al asomarme al hall la gente me mire, escribir en mi blog, escribir en una hoja, tener imágenes de la película que no planeo filmar, esperar un sms, un mail, tener frío mientras espero el bondi de una amiga, hablar de teatro con un puertoriqueño cincuentón, charlar con el diariero de Chacarita para no sentirme sola mientras espero a otra amiga, tomar cervezas sin culpa, no necesitar decir algo relevante, sentir que no está mal estar triste y tomarlo como algo positivo, saber que el camino es hacia adelante, estar segura de que lo bueno está por venir...

...todo eso y mucho más me hace sentir que estoy viva.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Eh puto salí de acá

Algunos hombres creen que su condición de homosexual es suficiente y les da pase libre para tocar mujeres sin ningún tipo de límite, incluyendo hasta las partes más íntimas.
¿Qué les hace pensar que tienen esa impunidad? No, flaco, salí de acá.

Esta reflexión super profunda me surgió hoy mientras miraba a uno de 'esos'.

martes, 22 de septiembre de 2009

Blogteño

A la hora de leer un blog masculino, me gusta que el escritor sea porteño. No sea que me termine enamorando de sus palabras y me meta en un amor imposible, viste.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Llueve sobre mojado

A pesar del día horrible, la lluvia que no cesó, y ser las 6.06pm, es pleno día.
¡Qué magnífico!
Qué lindo que se asome la primavera.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Dos tipos

Hay dos tipos de personas: la gente pulcra y la que comparte el cepillo de dientes con su pareja.
Un asco.