domingo, 30 de agosto de 2009

¿Creés en el amor a primera vista...

...o tengo que pasar de nuevo adelante tuyo?

En aquel verano de 2005 fui a Villa Gesell con mi familia. A la hora de comer, la opción predilecta era ir a la rotisería de la otra cuadra. Milanga va, milanga viene, las miraditas con el hijo del rotisero se hicieron presentes. Ante la imposibilidad de chamuyo, -ya que él estaba laburando con su familia y yo solía ir a comprar con mi padre- uno de los últimos días mientras mi progenitor pagaba el pedido, yo le di a él un papelito con mi número telefónico. Amén al celular, hacía pocos meses que tenía un aparato de esos en mi poder y ya empezaba a dar frutos.

Esa misma noche recibí un llamado de ese chico. Al día siguiente fuimos juntos a dar la vuelta al perro, nos besamos. Faltaban dos días para que me vaya, y así fue que la última noche en Gesell, ya fuera de temporada, con una lluvia torrencial fui a su casa, e hicimos lo que dios manda en esa situación. Recuerdo una conversación en particular, donde yo le pregunté si hacía algún deporte o qué, porque tenía buenos músculos en los brazos. ¡Me respondió que era de levantar cajones en la rotisería! ¡Genial!

Desde aquella vez, no volví a Gesell ni volví a verlo. Este año él me agregó al amigo Facebook. Me dijo que estaba en Buenos Aires.

Ayer, cuatro largos años después, a pesar de sus enormes anteojos de sol, entre la multitud del Parque Centenario fui hacia él, me lo encontré, ahí estaba, igualito a aquella vez en que todo fue un intenso y fugaz amor de verano. Nos saludamos, hablamos dos minutos porque él estaba acompañado, y seguí mi camino.
Creo en el amor a primera vista, y habermelo cruzado me hizo sentir esa energía particular, que hace que dos cuerpos se atraigan, se junten sin proponérselo.

Y R. es parte de un verano en mi adolescencia, que ahora camina por las calles porteñas.
Para el baulito de recuerdos. Con moño y todo.

viernes, 28 de agosto de 2009

Desubicate cuando quieras

Ayer tuve un día rarísimo. Viví grandes pequeñas emociones. Entre ellas:

Situación 1:
9.30am, en un bondi lleno de laburantes dormidos, por encima de mis flojas babuchas sentí 5 yemas de dedos que me tocaban. Me di vuelta, mientras me dije 'decilo bien fuerte, denuncialo frente a todos':
Yo: ¿Qué me tocás el culo?
Tocador inexperto: (con cara de yo no hice nada) No, perdón...
Yo: ¿Qué perdón? Me tocaste así (haciendo el gestito que equivale a una mano reposada en un mouse (?))
Tocador inexperto: Disculpame...
Yo: Disculpame las bolas.

Todo el colectivo prestaba atención a la situación. Luego con dos mujeres bardeamos un poco más al victimador.
Me sentí bien dejándolo en evidencia, sí. Pero ¿por qué tengo que bancarme que venga un cualquiera a manosearme?
Me gustaría estar un poco más loca y haber hecho un escándalo, hacerlo bajar del bondi, por ejemplo.

Situación 2:
Saliendo de mi clase de teatro junto a J , corriéndolo para charlar unos asuntos luego de unos 15 días sin diálogo:
J: ¿Vamos a mi casa?
Yo: (Mi cara de no puedo creerlo debía ser maravillosa) Ehhh... No.
Sigo caminando, salgo afuera del teatro.
Yo: Dale, vení.
J: ¿No era que no querías ir afuera?
Yo: ¿Por qué?
J: Te pregunté si querías ir afuera y me dijiste que no.
Yo: Ahhhhhhh jajajaja... no, no, entendí otra cosa.

...había entendido '¿vamos a mi casa?' cuando me dijo de ir afuera. ¡Cualquiera! Menos mal que no dije más nada al respecto, porque no daaaba, no daaaba.

Situación 3:
Ayer, 00.30hs, sola en la parada del 127, se acerca un tipo:
Tipo: ¿Me das un beso?
Yo: (sin poder creer el acoso que estaba recibiendo para un sólo día) ¡¿Estás loco?!
Tipo: ¿Y 50 centavos?

...20 segundos después entendí qué era lo que me había pedido, no era un beso, no, era un peso. Se lo dije, se rió. Y esperó a que venga mi colectivo.


Sí, ¡estoy re sorda!

¿La conclusión final sería que si los hombres no ven sexo en mí... lo veo yo?

viernes, 21 de agosto de 2009

Escatología

¿Cuándo empezó a ser algo negativo que te manden a cagar?
¿Y quién decidió que eso sea así? El creador de los actiregularis, seguramente, no.

lunes, 17 de agosto de 2009

Chocolate por la noticia

Los hombres son un problema.

¡Y qué problema tan lindo que son!

lunes, 3 de agosto de 2009

Cooonnnnnncha y piiiito

Me da un poco de lástima que los posts más comentados sean los de temática sexual.
Sí, parece que lo que más vende es el sexo. Habrá que hacer negocio con eso!