lunes, 27 de julio de 2009

Yo me pregunto...

Es sabido que las Julietas reciben al menos una vez por año un 'quisiera ser tu Romeo', pero ¿cuántos alfajores Jorgitos le regalarán a los Jorges por año? ¿la misma cantidad que madalenas a las Magdalenas?


Ayer tomé consciencia de que el alfajor Jorgito de mouse de chocolate es completamente orgásmico. Me produce placer comerlo, posta.

martes, 21 de julio de 2009

Ooops...

Lo mire sin decir nada, y él entendió qué pasaba.

Demasiadas separaciones para tan poco tiempo vos, me dijo.

...y luego de algunas palabras, el chico que me ayudó a separarme de P. se fue, sin ilusiones.


No quería hacerselo, pero ambos sabíamos que las posibilidades de que suceda estaban. Creo que le rompí el corazón.
Qué feo.

sábado, 18 de julio de 2009

Otra noche sin soñar

Doy vueltas y vueltas en la cama. Esta vez son más las vueltas mentales que físicas. Esta vez no es que no haya podido conciliar el sueño, sino que me desvelé. Falleció una persona cercana a la persona con la que duermo, y mi cabeza no para de hacer conexiones. Lloro, intento disimularlo, no quiero que él indague demasiado. Es que hace un mes estaba en una situación similar, acompañando a quien fue mi compañero durante casi dos años, y hoy estoy acá, sólo un mes después, tratando de consolar a esta nueva persona. Y me siento extraña, rarísima. Estoy incómoda. Quiero irme corriendo, quiero que ya sea de día para poder levantarme y procesar con calma lo que sucede, lo que siento.
Y pienso en aquella conocida que falleció hará menos de un año, de un paro cardíaco, tan joven que era. Aun más joven que quien acaba de fallecer por un maldito cáncer. Ese cáncer que me conecta directamente con la abuela de mi ex, que murió hace no mucho más de 30 días.
Y de pronto me acuerdo que hoy es 18 de julio, que pasaron 15 años de ese día, y que este año lo veo con otros ojos. Y le agradezco a Lore que me llevó a que eso empiece a ser posible. Aunque tampoco entiendo bien cuáles son esos ojos.
Y pienso en dónde estoy, en qué estoy haciendo, en lo que tenía y en lo que tengo, y sólo sé que quiero irme a recorrer Rivadavia, vivir esas cuadras, esos locales, respirarlos, absorverlos, re-conocerlos.
Se hizo de día, sí, finalmente. Ya son más de las 9hs. Nos levantamos, lo acompaño un par de cuadras, y me voy a reencontrarme con tantas sensaciones que tengo pendientes vivir, me voy a Parque Rivadavia a llorar durante más de una hora. Estoy ahí, veo gente caminando como ejercicio, al rato vuelven a pasar. Una señora me ofrece su ayuda, le agradezco. Quiero levantarme e irme, salir de ese banco que mira la avenida, intento hacerlo y no puedo, no puedo irme... el barrio me atrapa, y me dejo atrapar.

martes, 14 de julio de 2009

Sarasa

Son las casi 3 de la matina y no me quiero ir a dormir. Estuve todo el día viendo cómo pasaban las horas, ¿y ahora no quiero que termine el día? Creo que no quiero encontrarme con mi inconsciente, no sea que me siga diciendo cosas, que sigan cayendo fichas.
La luz del velador de mi cuarto se acaba de apagar sola, no me digas que se quemó la lamparita. ¿Ahora quién va corriendo a buscar otra y la cambia? Definitivamente yo no, no. Esperará hasta mañana. Porque hoy no hay nadie que ponga sus excesivas pilas en eso. No, no hay alguien para eso en mi casa, no hay alguien para eso en mí... así que me quedaré con la lamparita quemada, hasta tener la voluntad necesaria para cambiarla.

Anoche, -entre otras cosas-, fantaseé hacer ese budín de limón pendiente.

Creo que empiezo a bajar un poco a la realidad. Ojalá, porque no sólo está bien, sino que ya es hora.