domingo, 28 de junio de 2009

Atrápame!

Mientras ella se declaraba atrapada, él decía que estaba dominada por su propia libertad.

Tenía la posibilidad de elegir entre dejarse atrapar o salir corriendo, y se dejaba atrapar con muchas ganas. Ella era quien jugaba a ser un títere, a dejar que él haga lo que quisiera con su ser, que la maneje, la amolde a su medida, convirtiéndola en una plastilina, en un maniquí donde él podía lucir lo que gustase. Era un títere que con su sonrisa instalada en la cara aceptaba ser manejado.

Más allá de él, ella tenía una libertad tan amplia, que tantas posibilidades se le volvían en contra, no podía abarcarlas, no podía conocer y reconocer cuáles eran las opciones. Decían que ella podía hacer lo que quisiera. Y sin embargo, estaba en un mar de dudas, atrapada, condenada, limitada, dominada por su propia libertad.

Ella estaba metida en un mundo que se convertía en su escenario predilecto, donde podía lucir su mejor vestuario, su mejor personaje. ¿Personaje que se comió a la actriz? ¿o persona que se comió al personaje? El límite entre lo real y la fantasía era virtual, no se podía visualizar. ¿Hasta dónde ella era eso, hasta dónde ella gustaba serlo, hasta dónde quería serlo? ¿por qué tenía que dejar de ser de esa manera, si la hacía tan feliz? ¿Quién era ella? ¿Ella existía? ¿Fue él quien la creó? ¿la creó en su mente y luego encontró carne y hueso donde hacerla real? ¿Ella es ella? ¿o es un invento? ¿Realidad o ficción? eso es un enigma.

¿Ella existe?

¿Ella sabía cuál era ese límite? ¿Cómo es posible que no supiese que sobre su persona se estaba creando otra imagen? ¿a dónde fue a parar su realidad? ¡¿dónde estuvo todo este tiempo?! ¿Cuánto fue este tiempo? Un instante que fue una eternidad. O sólo un período, que quedará en el recuerdo como el período en que ella pasó a ser un híbrido entre sus características y las de él. Porque ella era mucho él. Y no podía respirar si no estaba.
Él era su motor.
Ella lo quería, tanto lo quería, que no pudo ver qué ciega estaba.

Un día se despertó, se miró al espejo y no se halló, al no saber de dónde agarrarse pensó en quién era antes de conocerlo, y qué quería para su vida, así que sacó el promedio. Se dio cuenta dónde estaba parada, hacia dónde iba, y cuán lejos estaba de lo que añoraba... se lamentó por eso, quiso modificarlo de una forma y de otra, intentó expresarse, pero ya era tarde.

Todo estaba dicho, él y ella ya no eran más ellos.


Y hoy, ¿cuál es el límite entre su realidad y lo que él le impregnó? ¿él le impregnó tantas características? ¿ella las tenía ocultas? ¿cuántas de esas características estarán por siempre en su persona?


¿Acaso ella había sido un accesorio? ¿una herramienta para que él pueda satisfacer sus deseos?
¿Por qué sus deseos se les fueron de las manos? ¿por qué sus deseos no eran compatible con la felicidad de ella?

¿Será que amar no es gratis?

Será que ella quería verlo sonreir, y nada más.



Pd: Perdón por la redacción, no me convence, pero son demasiados conceptos y sensaciones para poder expresarlas claramente.

miércoles, 24 de junio de 2009

Si no bailás, ¿de coger ni hablar?

Con esto de no tener más novio P., frente a otra persona de sexo masculino, me he dado cuenta que mi nivel de guasada a ido aumentando con el tiempo.
Me sorprendo por lo que digo, y también me sorprende sorprender por lo que digo.
A todo le meto un sentido ordinario de índole sexual, y me gusta. Me gusta poder ser tan guaranga sin tener ningún tipo de inhibición por el qué dirán.

¿Lo mejor de todo? que el qué diran es 'me gusta'!


Ah, voy a decir que otra persona no es un particular. Es un poco el conjunto de los hombres, de algunos hombres, de algún hombre.

viernes, 19 de junio de 2009

Llamado a la solidaridad

En los últimos meses, junto a unos 6-7 kilos, extravié mis tetas. Si alguien las ve, por favor hágamelas llegar. Los kilos no, que esos no los necesito. Pero las tetas... quiero mis TETAS!


Y sino, a ponerse las pilas y regalarme unos corpiños talle 95*, porque el 100 ya fue.

Gracias.


*Quiero creer que el talle 95 no me va a ir grande.

domingo, 14 de junio de 2009

Quieroquieroquiero

Necesito unos mimos.

No es que esté maaal, pero estoy frágil, no me toques muy fuerte que me rompo. Mimos mimos, quiero que todos me mimen y me consientan. ¿Puede ser?

Me siento demandante. Y me siento un poco insoporable.


Es que me separé el viernes después de 22 meses.

lunes, 8 de junio de 2009

Futuro perfecto

Hasta aquí el pasado y el presente. El futuro se llama 'tal vez', la única forma posible de llamar al futuro, y lo importante es no permitir que eso nos asuste.

Orfeo desciente, prólogo, Tenesse Williams.

miércoles, 3 de junio de 2009

Una cosita

Cuando alguien me dice que su torta preferida es la chocotorta, pienso que esa persona es medio chata.
¿Nunca su madre, su abuela, una novia, nadie le hizo una torta de verdad? ¿Cómo va a preferir la chocotorta siendo que existen tantas otras tortas más ricas?

Hay que ser medio chato, eh.


Igual, ese tipo de persona logra que yo tenga ganas de hacerle una torta de verdad.