martes, 26 de mayo de 2009

MundoFantasía!

En unos 60 años tal vez exista una charla así:

Nieta: Abue, ¿y éste quién es?
Yo: Ayyy, nena, esa foto...a ver... mirá lo que eramos.
Nieta: ¿Quién es? ¿un novio? jajaja.
Yo: Sí, ese muchacho es un novio que tuve cuando era jovencita.
Nieta: Pero mirala a la abuela guardando las fotos de los novios, eh.
Yo: Y sí, querida... En la imagen mucho no se ve, porque el papel ya está viejo. ¿Ves el pelo? Era bien rubio y lo usaba largo, tenía un montón de pelo, daba una envidia... mientras yo usaba mil cremas y productos para que mi cabello brille, él podía lavarse con cualquier porquería y le quedaba hermoso.
Nieta: ¿Me parece mal o tenía ojos celestes?
Yo: Sí, tenía unos ojos enormes y muy expresivos. Recuerdo todavía el día que lo conocí cómo fue que su mirada me cautivó. Y al recibir el reflejo del sol, se le achicaba la pupila y esos ojos se tornaban más celestes y brillantes. Por suerte con cada rayo de sol pude vérselos, porque salíamos mucho al aire libre. Conocíamos cada rincón de Buenos Aires. Es que en esa época todo era distinto, la calle era otra cosa. Pasear era su motor de vida. El sol lo llenaba de una energía inexplicable.
Nieta: Se te ve muy sonriente.
Yo: Sí, yo estaba muy enamorada de él, disfrutabamos mucho estar juntos. Teníamos una complicidad tan especial que sentíamos mucho orgullo por la pareja que eramos. Nos encantaba sentirnos cerca.
Nieta: ¿Dónde es esa foto?
Yo: Esperate... a ver... esa foto es... en... me parece que es en Reta... sí, en la playa. Estaba fresco, por eso estamos vestidos.
Nieta: Ayyyy, pero qué tops, abue, en Reta!!!
Yo: Jejeje, nena, en esa época Reta no era lo que es hoy. Era un pueblito lleno de abuelos, tranquilisimo. Nosotros viajamos por algo, pero no me acuerdo bien por qué, pero no era sólo para hacer turismo.
Nieta: ¿Y al final qué pasó con él?
Yo: Terminó... Llegó un momento en que luchamos, luchamos, pero no conseguímos estar juntos en paz.
Nieta: ¿Y no hablaste nunca más?
Yo: Hace unos cuántos años que no sé nada de él. Es -o era, no sé- un fotógrafo muy talentoso. ¿Sabés qué? Ahora que me lo decís, le voy a mandar un mail. En una de esas ahora toma mate...El día que nos conocimos tomamos mate, luego intentamos una vez más pero no nos salió.
Nieta: Jajaja, ¿y cómo se llama?
Yo: Peter, bah Pedro, yo lo llamaba Peter en sociedad. Pero tenía mil apodos. Desde 'mi lindo' hasta 'mi chimichurri', pasando por 'puchi', 'coso', 'pochoclito', etc, etc.
/

/

/

(También me gustaría fantasear que mi nieta me pregunte '¿éste es el abuelo?', pero shhh, no se lo digan a nadie).

miércoles, 13 de mayo de 2009

Uno menos

Me rompí un diente... cogiendo.