sábado, 11 de agosto de 2007

Venís, garpás y listo!

Odio ir al banco.
Lo odio. No sé manejarme con los cajeros. Y nunca voy a saber.

Fui tres veces a hacer un maldito depósito.
Primera experiencia: Mala. Tuve que volver a casa con el cheque en la mano, y ya eran casi las 15 hs.
Segunda experiencia: Directamente la borré de mi mente.
Tercera experiencia: Fue esta semana. Me tiraba un error con la tarjeta. Cual mayor de 55 años, terminó depositando la plata la chica que te ayuda si sos ancianito.

Yo estoy hecha para el RapiPago, para el PagoFácil. Nada de Santander Río, nada de Banelco. Nada de autoservicio. A mí cobrame como corresponde.
Y no me mandes al banco. Porque no sé ir al banco.




No, soy una niña. Depende de mis padres para sobrevivir. Sí señor.

3 comentarios:

Ignacio dijo...

ay ay ay...hay que amigarse con la tecnologia, vio...
lo mas grande que hay, y el summum se refleja cuando pagas las cosas por internet y demas.
ah... creo que si tuviera que depositar un cheque, lo haria mal o lo haria y viviria angustiado pensando que lo hice mal.

Cielo Violeta. dijo...

"viviría angustiado pensando que lo hice mal", qué tipo obsesivo, jaja :P

Sí, hay que amigarse con la tecnologíaaaaaaaaa.

Mr. X dijo...

Ah, perdón, pero ¿Quién sos? la princesa de Mónaco??!!
Yo estoy hecha para el RP o PF
Vos no servis ni para Guardia Urbana...