lunes, 30 de julio de 2007

Así soy y era...

Hoy, en un lugar de mi cuarto (no diré cuál para evitar posibles chusmas), encontré hojas donde arrojaba mis pensamientos. Desde la lista de hombres besados (por suerte dejé hace un buen tiempo de completarla), donde había uno al que hacía referencia como "Pirulo (?)", hasta novoyaquerernuncamásanadie. Y muchas Agos, muchas. También encontré passwords cibernéticas desactualizadas. Diario de verano. Lamentos. Disculpas nuncas dadas. Fotos impresentables. Etcs...

Lo mejor de todo es que, también en ese cajón, conservo agendas desde 1998, donde cuento qué hice la mayoría de los días. De vez en cuando las miro, y comparo qué hice determinado día de todos esos años. En otro momento postearé mi qué hacer de ese día este año y anteriores.

Hoy en día, algo así como cada diez días, intento escribir qué hice en ese período. No siempre me acuerdo. Es que es tan divertido verlo años después... Lástima que la velocidad del teclado me haya mal acostumbrado y me mande más a tipear que a los manuscritos.




Ah, feliz día del amigo!

sábado, 28 de julio de 2007

Cualquier hora es la hora

A todos mis amigos, esos que siempre están, a pesar de las incomunicaciones esporádicas... esos que nunca están, y cargan con el título. Esos que no se sabe si son amigos o conocidos. A los amigos de mis amigos. A los que por más que uno quiera no pueden ser amigos (por diversas causas). A los que uno se cuelga y no los ve nunca. A esos que podrían ser súper amigos, pero la vida nos conduce a que no. A los que sólo están para divertirse. A los que sólo están cuando hay problemas. A los que conozco hace añoooooos. A los que son nuevos. A los que son comentaristas. A los blogguers, a los foreros que se les guarda cariño, aunque estemos desunidos. A los que más o menos.

A todos,


Feliz día del amigo!

miércoles, 25 de julio de 2007

El siguieeeente...

CV. - Tenés roto el jean en la entrepierna desde que te conozco. Dame que te lo coso.
B. -Ok, tomá.

Días después...
B. -Che, tengo otro pantalón roto, me lo cosés?
CV. -Qué hijo de puta! (pausa) Bueno, me lo llevo.

Meses más tarde...
T.- Sabés coser?
CV.-Sí.
T. (Gran sonrisa piadosa) -Me lo cosés?
CV. -Ehhhh... ehhh... (resignada) Bueno, sacatelo.

Minuto siguiente...
CV. -Ya que estoy coso el de B., que lo dejé en el olvido.

Pasados 10 minutos...
M. -Qué estás haciendo?
CV. -Le coso el pantalón a mi sobrinillo segundo querido, que está desnudo atrás tuyo. Y aprovecho para coser también uno de B., que es el segundo que me da.
M. -Jejejeje.

Semana más tarde...
A. -M. me dejó algo para vos...
CV. (expectante) -Mmmm... a ver con qué salta ahora.
A. -Tomá, coselo.

----
Dudas e inquietudes:
A todos los hombres se les rompen los jeans justo AHÍ?
Es una cuestión debida a la poca actividad de los dueños de los pantalones?
Tan difícil es conseguir alguien con máquina de coser, que sepa usarla, y que tenga predisposición?
Dónde se encuentra la figura maternaaaaa de todas estas pobres criaturas?!?!?!?
Alguien más necesita que le cosa la entrepierna del lonpa?




Me parece que voy a abrir un microemprendimiento, oh sí.

lunes, 23 de julio de 2007

Conociéndote, conociéndote...

En una librería:

-Che, y leer... qué... qué... ¿Sabés leer?

-No.

-Yo tampoco.
(Sonrisas)
¿Nos vamos?

-Sí.



-------


¿Se pueden editar las etiquetas? ¿Cómo?

miércoles, 18 de julio de 2007

Sacate la careta 2

'Porque algo está muerto cuando ninguna memoria lo registra y de eso no se puede estar seguro del todo... El tiempo tiene mucha más paciencia que uno, y utiliza estrategias discretas'

Alberto Ure, 'Sacate la careta', pág. 116.

sábado, 14 de julio de 2007

No hay memoria donde no aparezcan...

Si una de esas amigas de toda la vida te agarra el celular, se dedica un bueeen rato a inspeccionarlo (no va encontrar nada que no pueda ver, se sabe), tenés que empezar a dudar, porque algo raro va a pasar.
Pero es más divertido si dejás que eso pase solo. Lástima, en este caso, que cuando se programa el calendario, a partir de las 00 hs ya aparece un cartelito con la actividad del día. Entonces, vos, dueño del celular, pensando 'qué carajo tenía que hacer yo un sábado que lo programé. Cumple alguien?', te fijás de qué se trata.

Leés 'Acordarm q pau m quiere tanto', y reaccionás "aaaww, qué linda mi amiga", y seguís inspeccionando, y obviamente lo puso para que suene a las 8.30 am, y te reís 'qué hija de puta', y desactivás la alarma. Pero después pensás en que una alarma jamás te despavila, entonces la reactivás. Es sábado 8.30 am, te suena el celular, sonreís, lo apagás, seguís durmiendo. A las 17 hs te acordás de mandarle un mensajito. Porque fuiste más buena que ella y no le respondiste ni a la 1 ni a las 8 am.
Y después decidís dedicar un post a esto.
Porque a pesar de que no nos dan los tiempos, y eso hace que estemos alejadas, siempre me acuerdo de vos, y te quiero-te quiero Paulita.

jueves, 12 de julio de 2007

Cuánta abuita, eh

Usar dos toallas al bañarse, una para el cuerpo y otra para el pelo, es de malcriado.

O no?

lunes, 9 de julio de 2007

Sacate la careta 1

"El teatro ya sabe cómo se hacen las obras, y las hace. Hace todas las obras que hacen falta, y las que no hacen falta se niega a hacerlas, o por lo menos intenta aplastarlas."

Alberto Ure, 'Sacate la careta', pág. 124.





Así como Ure describe el teatro, desde pequeña vi la vida desde esa perspectiva. Donde las cosas pasan si así tiene que ser, y que si no se dan, es por algo.

jueves, 5 de julio de 2007

Y que no me digan en la esquina...

Los motivos por los que una persona deja a su pareja y después quiere volver son:

-Está caliente con otra, y necesita curtírsela.
-Le metió los cuernos y tiene culpa.


Es FIJA,
otro motivo no existe.

Y qué tonta que es la persona enamorada al aceptar volver con quien la engañó.



Artur, profe de Literatura del secundario, persona de palabra sagrada decía: "Si lo/a engañás y querés seguir la relación, se lo tenés que contar. Si lo/a vas a dejar, no se lo digas".




Nah, no soy una resentida, a mí no me pasó. Pero me revienta ver ese tipo de engaños, me siento super impotente al no poder hacer nada, mientras hay un/a pobre iluso/a confiando ciegamente en alguien que no vale la pena.