jueves, 4 de enero de 2007

Hoy hablé mal de ellos.
Hablé mal, o mejor dicho, explicité sentimientos internos sobre sus defectos;
por suerte compartidos con mi cómplice.
Me da culpa maldecir a las personas a sus espaldas, más si las quiero tanto,
pero es aliviante saber que alguien está de acuerdo.

No hay comentarios.: