miércoles, 4 de octubre de 2006

Tenía tanto amor dentro mío... rebalsó en forma de palabras, justo delante suyo.
Ahora él lo comparte con otra persona.
De vez en cuando, de a ratitos, se acuerda de devolvermelo.

1 comentario:

esteban dijo...

Triste pero cierto:
La melancolía es la mejor amiga de un blog.

Saludos.