lunes, 4 de septiembre de 2006

Un lunes tempranito.

Luego de más de dos semana sin saber qué cosa extraña es lo que la gente suele conocer como la mañana, me desperté a las 7.40 hs. Interiormente sufrí saber que hacía 00º de sensación térmica, me abrigué, y me super abrigué. Tomé todas las medicinas necesarias para vivir. Desayuné, agarré mis cosas y fui hasta la parada de mi querido 168.
Cuarenta minutos después me estaría enterando de algo:

Hoy, hay paro no docente, por lo tanto la facultad se encuentra cerrada! Y así habrá otros paros más.

Lo peor del caso es que mi hermana lo sabía, y se olvidó de decirme.

Conclusión: A las 10 am ya estaba en casa otra vez, pero congelada.
Aproveché para resumir algo de lo mucho que no puedo leer porque lo venden en la facultad que está cerrada. Desayuné una vez más, y de la mano de Jorge Guinzburg hice de mi mañana una mañana informal.

1 comentario:

Elu dijo...

El estado sobrecargado de mi cabeza, permite que a tu texto le pueda responder solo dos cosas:

1. Shit Happens.

2. Que boluda tu hermana!

muack! =)