jueves, 3 de agosto de 2006

Cuestión de peso.

Ponerte en la misma balanza que a él fue mandarte al muere horrible y asquerosamente.

Ojalá resucites
o termines de morir.

1 comentario:

Elu dijo...

Los delirios no ocurren porque si. Uno delira porque indiscutiblemente no para de pensar. Llega un punto que el cerebro se satura de pensar tantas cuestiones intelectuales, que comienza a ponderar sobre lo estupido.
Pues cuando se llega al climax, donde uno cree que encuentra una mezcla de intelectualismo cultural con algo tan fuera de juicio y completamente humoristico, es cuando la persona delira.
Pero solo deliran aquellas personas capaces de pensar algo intelectual; en cambio aquellas que solo buscan la insensatez de lo vulgar se resumen en una palabra: IDIOTAS.

Hete aqui, Liet, una de mis maneras de delirar, sin dejar de dejarte claro que existe una diferencia magnifica entre los que podemos delirar con eficiencia (y pues que nos llamen dementes si es necesario), y aquellos que pretenden hacerlo pero terminan diciendo una tremenda estupidez.
Sin mas, me retiro dejandote un enorme abrazo. Espero poder dejarte mas mensajes en tiempos futuros.

Es un placer para mi conocerla y de ahora en mas, ser parte de su mundo.